Inicio

FUNDACION EDUCATIVA ACI

 

Un proyecto de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús al servicio de la educación.

 

Los colegios de la Fundación Educativa ACI fundamentan su misión educadora en el carisma de las Esclavas del Sagrado Corazón, centrado en la reparación al Corazón de Jesús. El educador colabora para que cada alumno descubra el proyecto de Dios en su vida y encuentre su realización personal en ser y vivir para los demás como Jesús de Nazaret. La tarea educativa, así entendida, se convierte en misión reparadora, que contribuye a la reconstrucción del mundo roto por la injustica, la opresión y el desamor.

 

La Eucaristía dio sentido a la vida y misión de nuestras Fundadoras. Por ello, en nuestros centros buscamos que la celebración eucarística ocupe un lugar prioritario en todo el proceso educativo y la vida sea reflejo y compromiso de lo celebrado. Deseamos que esta vivencia se traduzca en actitudes de adoración, gratitud, admiración, fraternidad, servicio, acogida y predilección por los más necesitados.  

 

Definimos nuestro estilo propio de educar como “Pedagogía del corazón”. Queremos llegar al corazón de nuestros alumnos, a lo más profundo de sus deseos y sentimientos porque sólo desde ellos se realiza la transformación de la persona. Nuestra pedagogía es esencialmente del afecto y se desprende del amor que crea vida.

 

Este estilo pedagógico favorece y potencia educar en la excelencia. El centro de toda acción educativa es el alumno. Con una educación personalizada ofrecemos a los alumnos posibilidades de crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad y desarrollar todas sus capacidades descubriendo sus aptitudes y limitaciones, aprendiendo gradualmente a autogobernarse, teniendo en cuenta las necesidades de cada uno y el entorno en que vive.

 

Preparamos al alumnado para la vida enseñándole a leer y comprender las nuevas formas de comunicación y expresión, y a hacer uso de la tecnología como un recurso más al servicio de la enseñanza individualizada y como ayuda a la creatividad y a la investigación.

 

La metodología empleada en la acción educativa tiene una incidencia muy grande en el desarrollo de la personalidad, en la autorrealización y en la autonomía del ser y del aprender, así como en el sentido de cooperación y de solidaridad.

 

La vida de cada uno de nuestros colegios está marcada por la opción por los que más lo necesitan. Desde las tutorías o las aulas de educación especial abiertas, aulas de diversificación o diferentes programas educativos se atiende a aquellos alumnos que más dificultades tienen en cualquier ámbito tanto personal, familiar o social. Educar desde el corazón conlleva cuidar la atención personal y el seguimiento de los alumnos; creer en la capacidad de crecimiento y cambio; dejarse afectar por la vida de los otros y conjugar ternura y firmeza.

 

Nuestra opción por la formación integral implica una opción de centro educativo que va más allá de los límites del horario escolar. Se fomenta las actividades que favorecen la educación en el tiempo libre y despiertan intereses y aficiones. Se ofrece respuestas a las inquietudes sociales y religiosas de la Comunidad Educativa. Se ayuda a amar y valorar la naturaleza, a disfrutar de ella, fomentando actitudes de admiración y de acción de gracias

 

Deseamos que tanto la acción docente como las actividades educativas extraescolares favorezcan el conocimiento, respeto, aprecio de la cultura, la lengua, las costumbres y los valores religiosos para que los alumnos se sientan responsables de construir y dar vida en la comunidad local.

 

Toda la tarea educativa de los colegios de la Fundación Educativa ACI van encaminados a trabajar  por la mejora de la sociedad y de un sistema educativo evangélico en el que se haga realidad el deseo de Santa Rafaela Mª “Trabajar para que todos le conozcan y le amen”